Sentir Afecto

Sentir afecto es la capacidad de reaccionar ante un estímulo mediante emociones y sentimientos; a su vez es la conducta que expresa el estado de ánimo subjetivo de una persona.

Es pues, una cualidad que la persona puede desarrollar y expresar.

El término afectividad se refiere a las emociones, actitudes, deseos, sentimientos y estados de ánimo de una persona.

 

Trastorno  Afectivo

Se consideran trastornos afectivos a aquellos cuyo principal síntoma es una alteración del estado de ánimo.

La gravedad o intensidad de este tipo de trastornos puede variar, desde cuadros muy leves a altamente incapacitantes.

Pueden originarse en cualquier momento de la vida, por medio de tres factores etiopatogénicos, esto se refiere a cualquier tipo de causas y mecanismos que producen una enfermedad: genéticos, biológicos y sociales.

Así pues, que los trastornos afectivos pueden tener una entidad biológica y genética y ser precipitadas o exacerbadas por situaciones sociales o de entorno; o a su vez tener una entidad desde el entorno social y precipitarse a su parte biológica.

Los síntomas de los trastornos afectivos varían según el tipo de trastorno en cada persona; son definidos como el conjunto de alteraciones psíquicas vinculadas a estados de ánimo que se presentan de forma extrema y patológica y que interfieren de forma muy significativa en la funcionalidad de la persona, causando un profundo sufrimiento, deteriorando de la autoestima, y la manera de interpretar el mundo y las situaciones que acontecen en él, alejamiento de la coherencia y objetividad con que verdaderamente suceden las cosas.

 

¿Qué síntomas indican que puede encontrase ante un trastorno afectivo?

Los síntomas y signos que se padecen en un trastorno afectivo es variable y puede oscilar de intensidad en diferentes áreas, por lo que es importante observar cambios significativos en el estado de ánimo, humor, irritabilidad, apatía, cambios en la sensación de placer, cambios en el apetito, cambios en la capacidad para disfrutar de cosas de las que antes disfrutaba, cambios en el ritmo de sueño, cambios en la conducta, etc.

 

Entre los síntomas más comunes son los siguientes:

  • Estado de ánimo triste la mayor parte del día.
  • Ideas delirantes.
  • Marcada disminución del interés o placer en casi todas las actividades.
  • Pérdida de peso clínicamente significativa o aumento o disminución en el apetito.
  • Insomnio o hipersomnia (menor o mayor necesidad de dormir).
  • Agitación o retardo psicomotor.
  • Fatiga o pérdida de energía.
  • Aumento de actividad energía o agitación.
  • Sentimientos de inutilidad o de culpa excesivos o inapropiados.
  • Capacidad disminuida para pensar o concentrarse.
  • Indecisión o distracción.
  • Pensamientos recurrentes de muerte o ideación suicida.
  • Episodios anormales de optimismo.
  • Nerviosismo o tensión.
  • Sensación exagerada de bienestar y confianza en sí mismo.
  • Compras compulsivas.
  • Prácticas sexuales de riesgo.
  • Inversiones poco meditadas.
  • Juegos de riesgo.

 

Los trastornos afectivos más frecuentes son:

  • Trastorno depresivo mayor: períodos prolongados y persistentes de tristeza extrema.

Aumento o pérdida de apetito, insomnio o hipersomnia, fatiga, sentimiento de culpa o inutilidad, agitación o retardo psicomotor, dificultad para concentrarse o pensar y pensamientos recurrentes de muerte.

  • Distimia (Trastorno depresivo persistente): forma de depresión crónica (2 años de evolución), donde el paciente no está bien, pero no llega a estar incapacitante.  

Pueden aparecer en este tipo de trastorno: baja autoestima, desesperanza, fatiga, dificultad para concentrarse y tomar decisiones, insomnio o hipersomnia y falta o exceso de apetito.

  • Trastorno bipolar: también denominado “depresión maníaca” o “trastorno afectivo bipolar” se trata de una depresión que alterna entre momentos de depresión y manía.

Pueden incluir episodios de depresión y períodos de manía (Megalomanía o ideas de grandeza, pensamiento acelerado y distraído, hablar en exceso, realizar actividades de riesgo o disminución de la necesidad de dormir) o hipomanía (variante menos extrema de la manía).

           Se diferencian dos tipos de trastorno Bipolar:

Tipo I: Existen episodios de manía. También puede experimentar episodios depresivos, aunque es posible que la depresión no ocurra.

Tipo II: Este tipo incluye episodios de depresión junto con hipomanía.

  • Trastorno afectivo estacional: forma de depresión que está relacionada con tener menos horas de luz solar en las latitudes que se encuentran más al norte y más al sur, desde finales de otoño hasta principios de la primavera.
  • Trastorno ciclotímico: trastorno que provoca altibajos emocionales algo menos extremos que en el trastorno bipolar, pero habitualmente más frecuentes.

Se puede considerar una forma leve de trastorno bipolar. Se caracteriza por la presencia de períodos con síntomas depresivos y síntomas hipomaníacos, pero de menor gravedad y con un curso temporal irregular.

  • Trastorno disfórico premenstrual: cambios en el estado de ánimo e irritabilidad que se producen durante la fase premenstrual del ciclo de la mujer y desaparecen con el comienzo de la menstruación.

 

Los síntomas asociados a diferentes entidades clínicas se pueden encontrar en el manual diagnóstico de enfermedades mentales (DSM5).

 

El tratamiento dependerá de cada entidad clínica dentro de los trastornos afectivos, siendo habitual la intervención psicoterapéutica, psicofarmacológica, otras terapias no farmacológicas o combinación de varias líneas de intervención. Cambios de estilo de vida, actividad física y cambios en la alimentación.

Es poco probable que el trastorno afectivo desaparezca por sí solo, pero si puede empeorar con el tiempo.

Es necesario buscar ayuda cuanto antes, puesto que es más fácil tratarlo al comienzo.

Si sientes que tus emociones interfieren en tu trabajo, tus relaciones, tus actividades sociales u otros aspectos de tu vida, no dudes en pedir consulta con un profesional de salud mental.

 

Psic. Mayra Sáinz

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *