LA ESPERA

“La espera desespera” es un viejo dicho muy erróneo; porque la verdad es que, la persona que sabe esperar, tiene calma y sabe observar los tiempos adecuados sin alterarse y sin desilusionarse, para luego actuar con determinación y garra; ya que entiende que a veces las cosas no dependen de uno mismo, sino que requieren de la sabiduría del tiempo, esto es el centro de su valentía.

Quien sabe permanecer y perseverar, sin dejar de creer frente a los problemas, contrariedades y adversidades, posee ésta virtud.

La espera es la esperanza que permite la acción de la paciencia y la fortaleza de la fe.

La persona que espera; piensa, analiza y se auto controla, su poder reside en sus creencias y su plano mental multidimensional, a esto le llamo esperanza activa.

Porque esperar no quiere decir perder, sino al contrario, es la tierra fértil donde germinan los planes, logros y realidades.

La espera tiene un precio llamado tiempo, donde a veces se sufre, pero si permaneces con ilusión y confianza, sin desespero y sin culpas, puedes lógralo

.¿Puedes pagar este precio?

Entrénate cada día más

Sé paciente

Mayra Sáinz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *