Eres más

Cuando tengas un día difícil, ámalo.

Cuando tengas un día difícil, sopórtalo.

Cuando tengas un día difícil, enfréntalo.

Porque atrás de los días difíciles están escondidas tú fuerza, tú paz y tú bendición.

Por eso resiste, y sigue adelante.

Lo difícil no es el problema o la situación; sino la manera que te atoras, te detienes y lo miras.

Porque un día difícil se puede convertir en muchos más, si tú no te levantas ahora mismo.

Hay muchas posibilidades frente a ti para resolver eso que parece tan complicado, piensa en esas diferentes posibilidades y elige una distinta a la que has venido eligiendo.

Verás que aun dentro de lo gris hay consuelo y aprendizaje; porque los días difíciles están hechos para formarte, convertirte y transformarte en una persona más fuerte y con más fe.

Un día entenderás que cuando tienes días difíciles es porque vienen días bellos, de paz, felicidad, prosperidad y amor.

Lucha ahora, supera eso, y ve por lo tuyo.

No dejes que nada te lo arrebate.

Tú eres más que eso.

Mayra Sáinz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *