Enfermedad de la mente

Las enfermedades o trastornos mentales se caracterizan por una alteración clínicamente significativa de la cognición, la regulación de las emociones o el comportamiento de un individuo. Por lo general, va asociado a angustia o a discapacidad funcional en otras áreas importantes.

Son afecciones que impactan el pensamiento, sentimientos, estado de ánimo y comportamiento, afectan la capacidad de relacionarse con los demás.

Estas enfermedades pueden ser ocasionales o crónicas.

Existe un conjunto de factores individuales, familiares, comunitarios y estructurales que, protegen o deterioran la salud mental.

Quienes están expuestos a circunstancias adversas, como la pobreza, la violencia, la discapacidad y la desigualdad, corren un mayor riesgo de sufrir un trastorno mental.

No hay una sola causa de la enfermedad mental.

Una de cada ocho personas en el mundo padece un trastorno mental.

 

Estos son algunos factores que pueden contribuir al riesgo de sufrir una enfermedad mental:

  • Los genes y la historia familiar.
  • Situaciones de alto nivel de estrés.
  • Abuso psicológico, en especial durante la infancia.
  • Maltrato emocional, en especial durante la infancia.
  • Factores biológicos como desequilibrios químicos en el cerebro.
  • Una lesión cerebral traumática.
  • Consumo de alcoholo 
  • Tener pocos amigos y sentirse solo o aislado
  • Maltrato y violencia física.
  • Soledad persistente.
  • Una crisis existencial.

 

Tipos de Enfermedades Mentales:

  • Trastornos de ansiedad

Se caracterizan por preocupación y miedo excesivos. Los síntomas son lo suficientemente graves como para provocar una angustia o una discapacidad funcional importantes. Existen diferentes tipos: trastorno de ansiedad generalizada (preocupación excesiva), trastorno de pánico (ataques de pánico), trastorno de ansiedad social (con miedo y preocupación excesivos en situaciones sociales), trastorno de ansiedad de separación (miedo excesivo ante la separación de aquellos individuos con quienes la persona tiene un vínculo emocional profundo), etc.

  • Trastorno de estrés postraumático

Este trastorno puede desarrollarse después de la exposición a un suceso o serie de sucesos extremadamente amenazantes o aterrorizantes. Este episodio puede poner en peligro la vida, como la guerra, un desastre natural, un accidente automovilístico o una agresión sexual. Pero a veces puede surgir por algún evento que no es necesariamente peligroso; por ejemplo, un susto muy fuerte, o la muerte repentina e inesperada de un ser querido.

El trastorno postraumático se caracteriza por: 1- Volver a experimentar el suceso o sucesos traumáticos en el presente (recuerdos intrusivos, escenas retrospectivas o pesadillas); 2- Evitar pensamientos y recuerdos del suceso o sucesos, o evitar actividades, situaciones o personas que recuerden al suceso o sucesos, y 3- Percepciones persistentes de una mayor amenaza actual. Estos síntomas duran varias semanas y causan una discapacidad funcional importante.

  • Esquizofrenia

La esquizofrenia se caracteriza por una importante deficiencia en la percepción y por cambios de comportamiento. Los síntomas pueden incluir persistencia de ideas delirantes, alucinaciones, pensamiento desorganizado, comportamiento desorganizado o agitación extrema. Las personas que padecen esquizofrenia pueden ver entorpecidas de forma persistente sus capacidades cognitivas.

  • Trastornos del comportamiento alimentario

Los trastornos alimentarios, como la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa, se caracterizan por alteraciones en la alimentación y preocupación por los alimentos, así como por problemas notables de peso corporal y forma.

Los síntomas o comportamientos dan lugar a un riesgo o daño considerables para la salud, una angustia notable o una discapacidad funcional importante. La anorexia nerviosa suele aparecer durante la adolescencia o a principios de la edad adulta, y puede provocar una muerte prematura debido a complicaciones médicas o al suicidio.

Las personas con bulimia nerviosa tienen un riesgo significativamente mayor de abuso de sustancias, suicidio y complicaciones de salud.

  • Depresión

La depresión es distinta de las alteraciones habituales del estado de ánimo; en ella ocurren síntomas, como dificultad de concentración, sentimiento de culpa excesiva o de baja autoestima, falta de esperanza en el futuro, pensamientos de muerte o de suicidio, alteraciones del sueño, cambios en el apetito o en el peso y sensación de cansancio acusado o de falta de energía. Las personas que padecen depresión tienen un mayor riesgo de suicidio. 

  • Trastorno bipolar

Este es un trastorno que se caracteriza por los dos episodios intermitentes entre sí, como lo son la depresión y la manía. Durante el episodio depresivo, experimentan tristeza, irritabilidad, sensación de vacío o una pérdida del disfrute o del interés en actividades, la mayor parte del día, casi todos los días. Durante el episodio síntomas maníacos pueden incluir euforia o irritabilidad, mayor actividad o energía y otros síntomas, como aumento de la verborrea, pensamientos acelerados, mayor autoestima, menor necesidad de dormir, distracción y comportamiento impulsivo e imprudente. Las personas con trastorno bipolar tienen mayor riesgo de suicidio.

  • Trastornos del neurodesarrollo

Los trastornos del neurodesarrollo son trastornos conductuales y cognitivos que surgen durante el desarrollo y que dan lugar a dificultades considerables en la adquisición y ejecución de funciones intelectuales, motoras o sociales específicas; incluyen trastornos del desarrollo intelectual, trastorno del espectro autista y trastorno por déficit de atención con hiperactividad, entre otros.

  • Trastorno psicótico

 Los trastornos psicóticos son trastornos mentales graves que causan ideas y percepciones anormales. Las personas con psicosis pierden el contacto con la realidad. Dos de los síntomas principales son delirios y alucinaciones; los delirios son falsas creencias, tales como la idea de que alguien está en su contra o que la televisión les envía mensajes secretos; las alucinaciones son percepciones falsas, como escuchar, ver o sentir algo que no existe.

Quienes sufren de trastorno bipolar pueden tener síntomas psicóticos. Otros problemas que pueden causar psicosis son: el alcohol y ciertos medicamentos, tumores cerebrales, infecciones del cerebro y un ataque cerebrovascular.

 

OMS

El Plan de Acción Integral de Salud Mental 2013-2030 de la OMS reconoce el papel esencial de la salud mental.

Para lograr la salud para todas las personas, tiene cuatro objetivos principales:

1-          Reforzar un liderazgo y una gobernanza eficaces en el ámbito de la salud mental;

2-          Proporcionar servicios de asistencia social y de salud mental integrales, integrados y adaptables en entornos comunitarios;

3-          Poner en práctica estrategias de promoción y prevención en el campo de la salud mental, y

4-          Fortalecer los sistemas de información, los datos científicos y las investigaciones sobre la salud mental.

El Programa de Acción de la OMS para Superar las Brechas en Salud Mental (mhGAP) se apoya en orientaciones, instrumentos y métodos de capacitación basados en datos científicos para ampliar los servicios en los países, especialmente en entornos de escasos recursos. Se centra en un conjunto prioritario de trastornos y orienta de forma integrada el fortalecimiento de la capacidad hacia los proveedores de atención de la salud no especializados, con el fin de promover la salud mental en todos los niveles asistenciales. La Guía de Intervención 2.0 del Programa de Acción de la OMS para Superar las Brechas en Salud Mental forma parte de este programa y proporciona orientación a médicos, enfermeras y otros trabajadores de la salud en el nivel de atención de la salud no especializada sobre la evaluación y el tratamiento de los trastornos mentales.

Salud mental y COVID-19: datos iniciales sobre las repercusiones de la pandemia. Ginebra: Organización Mundial de la Salud; 2022 (https://www.who.int/es/publications/i/item/WHO-2019-nCoV-Sci_Brief-Mental_health-

 

Debemos recordar que las personas que padecen trastornos mentales requieren apoyo social, programas educativos, empleo, vivienda, participación en actividades, en particular desarrollar y mantener relaciones personales, familiares y sociales.

 

Psic. Mayra Sáinz

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *