Detente

Levantarte temprano, para prepararte a realizar los pendientes del día, revisar objetivos, planear lo que sigue…así corres todos los días.

Pero uno de esos días te detienes y miras a tu alrededor; descubres que vas corriendo sola, con todas las cargas a cuestas, y estas cansada, muy cansada…

¡Y por fin te das cuenta!

Haz hecho todo por los demás

Y está bien, no te juzgues, no te duelas por eso.

Solamente comprende

¡Ahora eres tú!

¡Te toca a ti!

¡Tú puedes y has podido siempre!

No estás mal

Comprende que los momentos cambian

¡Hoy es tu momento!

Voltea a verte

¡Te tienes a ti!

Mayra Sáinz

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *