Cuéntame

Hay una mirada que no olvido y no olvidaré

Cuando le pregunté… ¿Se sabe el cuento de la cenicienta?

Respondió…No

¿Se sabe el cuento de la bella durmiente? ¿De caperucita?

Respondió… No

Le dije ¿Cómo de q no? Entonces yo se los voy a leer…

Sus ojos claros, su mirada tierna, su dulce sonrisa y su voz tenue me miraron fijamente mientras me respondía …

“Solo quiero que me cuentes de ti”

Sentí que sus palabras entraron de golpe a mi corazón, haciéndome sentir una inmensa ternura…

y sí, hay momentos que recuerdo y no olvido.

Ella sentada ahí…

Y yo, enmudecí.

 

Mayra Sáinz

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *