Confía

A veces pensamos que podemos hacer todo lo que deseamos ya que contamos con un libre albedrío, y pensamos que Dios entenderá todas nuestras decisiones, elecciones y voluntad.

Bueno pues, más nos vale pensarla dos o tres veces antes de pensar así; más nos vale que no nos justifiquemos, mucho menos pensemos que porque Dios es bueno, misericordioso y paciente, también debiera ser menos valorado, recordemos que no debemos pasar por encima de sus principios, corremos el riesgo de pagar caro en nuestra propia vida las decisiones permisivas con nosotras mismas.

Dios tiene una sola voluntad para nosotros, ésta es buena y perfecta.

No es difícil observarla y acatarla, y si nos es, mucho muy beneficiosa.

Porque Dios desea lo mejor para ti, para mí y para todos.

Y Él en ninguna circunstancia te dejará sola.

Confía y síguelo a Él.

 

Mayra Sáinz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *